En mi imaginario


EN MI IMAGINARIO

Hoy vengo a hablar de mi libro: El libro que no he escrito. 
Podrías haber existido pero no todos los narradores merecemos esa suerte de engendrarte. Déjame decirte libro imaginario, que en la solapa hubieras llevado mi foto en blanco y negro, con la postura de estudio que siempre ensayé: una mano apoyada sosteniendo mi cabeza inclinada y la otra en un gesto de quitarme las gafas pero sin llegar a hacerlo, simulando un movimiento que imprime caracter intelectual. En el lomo hubieras llevado grabado mi nombre y a buen recaudo, mi pensamiento escrito en cada uno de los renglones de tu cuerpo, porque en ti hubiera desnudado el alma en las noches de insomnio, con suspiros anhelantes de la lucha encarnizada que mantengo, queriendo dar alcance a este sueño que es crearte. 
En este proceso lo mejor es fantasear y sentir que somos el uno para el otro. Una simbiosis perfecta. Hubieras estado junto a mi, hasta el fin, culminando la alternancia que tiene con el principio. Y con un poco de suerte hubieras salido a la luz.
Te hubiera escogido algún lector interesado en adentrarse en tus secretos, hasta dejarte morir gélido de olvido en la estantería.
Eso sí, querido libro, no en una estantería cualquiera, sino en la de una biblioteca amiga.

 *******************************

Texto presentado a Concurso Zenda #RecomiendaunLibro

Abril 2022

ZENDA

VOLVER AL INICIO DEL BLOG

Comentarios

Ángel Saiz Mora ha dicho que…
Donde no llega la realidad se puede suplir con fantasía. Buena reflexión, Aurora. Un abrazo
Anna J R Aurora Hildegarda ha dicho que…
Si es cierto, la fantasía, la imaginación suple muchas cosas y en la escritura la ficción te hace soñar. Un abrazo fiel comentarista.

TRADUCTOR